Acratosaurio Rex

Sabiendo que la policía ha solicitado la colaboración ciudadana, de cara a determinar la causa de las estampidas que durante algunos minutos u horas llevaron al histerismo (y no precisamente religioso) a miles de fieles devotos del calvario de Cristo en la Madrugá sevillana, me apresto a dar mi versión de los hechos.

Hoy es Viernes Santo, y dentro de unas horas morirá Jesús en la Cruz, y pasará aproximadamente unas cuarenta horas fallecido, desde las tres de la tarde del viernes en que expira, a seis o las siete de la madrugada del domingo en que resucita. Los cristianos llaman a eso tres días y tres noches, así que mucho ojo cuando contrates con un teleoperador judaico un viaje a Galilea, porque te piensas que vas a estar de vacaciones hasta el lunes, y lo mismo a las siete del domingo te están echando del hotel a tomar por culo (1).

Cuando murió Carrero, yo era jovencito. Escuché la noticia en la radio. Lo recuerdo vagamente, porque contaban que había muerto el Presidente del Gobierno.  Cómo sería la cosa, que yo ni siquiera sabía que tuviésemos un Presidente del Gobierno. Pensaba que Franco era el que mandaba o algo así, y resultaba que no, que había más fachas aparte del Caudillo. Total, que puede decirse que montones de españoles nos enteramos de que Carrero existía, gracias a la E T A. Es más, la fama de ese señor, la consiguió gracias a la bomba que le pusieron.

Ha estado contemplando el disparate ese que ha tenido Cassandra, con el año de cárcel que le han echado por los chistes referidos a Carrero Blanco. Nada menos que la Audiencia Nacional le mete un año de prisión. Por humillar a las víctimas. Y hay más gente empurada por tener la lengua suelta. Por enaltecer –dicen–. Lo que hay que leer.

Me han planteado dos preguntas-objeciones al artículo sobre los límites de la libertad de expresión, que me han parecido interesantes. La primera es la referida a si no estaría dispuesto a defender la libertad de expresión de quien sea y ante donde sea. Al respecto me dicen que dicen que Voltaire, o Locke, dijo que: "no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a decirlo." Hombre, por decir, quedó muy bien, sí.

 

La libertad de expresión tiene inconvenientes. Ese autobús de color butano, tan antiestético él… Líbreme el panteón anarquista de decir si tienen o no derecho a hablar lo que les plazca. Por mí puede llegar Godzilla y soltarles un mojón en lo alto, que me va a dar lo mismo. Podría decir que hasta las más miserables y abyectas criaturas del universo tiene derecho a expresarse, pero no lo voy a decir porque en estos momentos me pica el ano, tengo que rascarme... La cuestión, para mí, es la siguiente.

Hay que ver cómo está el patio. Me estaba leyendo el tema de Ruymán y de la FAGC (1), y de cómo esta represión no-sutil (2) intenta acabar con nuestros militantes, y se me vino a la mente lo necesario que sería que dispusiésemos de una unidad antirepresiva en el mundo libertario. Nuestro enorme sindicato de la No-Represión.

 

De cara a dar a conocer un caso de represión administrativa, y cómo las gastan los socialistas cuando se les atraviesa algún activista en el camino, reproduzco el manifiesto del grupo de apoyo al abogado Juan Carrique. Ellos lo han titulado "La sutil represión administrativa"… Pero de sutil nada. Sucia, vengativa y brutal.

 

—————————————-

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org