Acratosaurio Rex

Quería, ya que estamos sufriendo una campaña electoral más, decir mi opinión al respecto de "a quién votar", simplemente de forma descriptiva, sin pretender tirar tierra a nadie. Y para ello he pensado en mencionar el programa electoral más avanzado que hay, el de la CUP, que en la prensa reaccionaria es definida, como "el partido anarquista" o "antisistema". ¿Y por qué hablar de este programa avanzado, en lugar de analizar los programas de derechas?

Estaba leyendo en las noticias, estas cosas que son imposibles de eludir, como la capitalidad de Jerusalén, el incendio de California, la situación de Cataluña, y lo buena película que es Thor Ragnarok. Y puestos a elegir, elijo –como no– Cataluña, para estudiar eso de cómo vivimos aquí. El tema elegido como excusa en esta ocasión, es el de cómo se lo han pasado en la cárcel los ex-consellers.

Me pregunta uno, que si no voy a decir nada de las próximas elecciones autonómicas catalanas. Las del 21-D. Vale. Un inciso: si tú tienes decidido votar a quien sea, no leas lo que sigue, porque de verdad, te puedes cagar en mis muertos. A mis muertos no les importa, pero a mí me dolería pensar, que siembro dicotomías, o sea, la mala hostia.

Me he enterado de que están deteniendo a gente, y que les piden años de cárcel, por alegrarse –presuntamente– de la muerte de un extraordinario letrado que falleció repentinamente. Hay que añadir que, además de alegrarse, por lo visto, lo han dicho públicamente en la red. Decirlo en público es el pecado, y no la alegría, porque si vamos al caso, la mayor parte de la gente se alegra de la muerte de otros, desde vecinos a compañeros de trabajo pasando por suegras, cuñados, etc., pero, claro, no lo ponen en el face familiar o de los colegas, ¡jajajajajá!

Me gustan las palabras y sus definiciones. Por ejemplo, cuando miro la palabra "empoderar", es como cuando observo maravillado a un bicho con muchísimas patas. ¿Por qué alguien –me pregunto– pasó esa palabra al castellano español de lo más antiguo? Pienso que empowerment se tradujo como empoderar, por dos motivos. 

Lo que se puede nombrar, –decía nuestra añorada Úrsula K. Le Guin–, es lo que puede ser dominado. Por eso en los universos de sus novelas fantásticas, el nombre verdadero de las cosas y de las personas es celosamente guardado por sus dueños, y solo se emplean apodos, salvo que uno sea un brujo afamado que conozca el nombre real del sujeto, o un amigo muy querido al que uno quiera revelar su ser. Los nombres, tienen su importancia, y por eso se establecen feroces combates en torno a lo que significan las palabras.

Conocí a ese hombre hace muchísimos años. Él era moreno, de unos veinte años, con el pelo algo rizado, de un metro setenta de estatura y flaco. Gesto siempre serio. Era hijo de madre soltera, porque pasó algo en el pueblo, de esas cosas "de honor" (nunca conseguí enterarme), y la muchacha se vio con un hijo y solamente apoyada por sus hermanos y hermanas, que dicho sea de paso, eran un montón. Entraron en la época republicana con muchísimas ilusiones, siendo jornaleros y analfabetos, la República les abría la esperanza de una vida mejor.

Al respecto de la participación de libertarios/as en apoyo de las movilizaciones y movidas que hay en los últimos tiempos de Catalunya, y la extrañeza que causa que apoyen unas reivindicaciones de tipo nacional, y dado que me preguntan mi opinión, la digo sin mayores problemas.

La primera vez que escuché hablar del toyotismo fue en los años setenta. En esos años se elogiaba lo que se llamaba el milagro japonés: los trabajadores estaban muy motivados, curraban como demonios, la productividad se incrementaba de año en año. Y también despuntaban los siete dragones: Corea del Sur, Indonesia y cinco más que no recuerdo (1). En esa época no aparecía China, porque todavía era comunista. A lo que voy.

Imagina el día sexto de la Creación. Dios/a ha tenido una semana infernal, porque ha creado a todos los seres vivos del planeta. Todos los que existirán. También andas tú por allí. Como te digo, Dios/a está fastidiado en su trono, al lado del pichón y de Jesucristo, escuchando las peticiones de los vivientes, porque les dio a escoger lo que querrían ser en sus vidas. 

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org