Acratosaurio Rex

Como me instan a que diga algo más de filosofía barata sindical, ya que hay que seguir por alguna parte, voy a mencionar otra básica: La base de la acción sindical, es el reconocimiento, la relación, la vinculación. Hay gente que está sola, con unos intereses semejantes, con problemas similares, relacionados con el trabajo, por tenerlo o por no tenerlo, y el sindicato las pone en contacto, las reúne, las agrupa, las saca de la soledad y las organiza para buscar soluciones a sus carencias. Esta actividad se resume en una gran palabra: La Unión. 

Ser sindicalista es muy sencillo, siempre se dan los mismos pasos desde el siglo XVIII. Si está metido en el fregado, seguramente conoce ya los contendientes y lo que suele llamarse "la problemática", o sea, el jodido problema a resolver. Puede tratarse de un abuso, de un carencia, de una insatisfacción, de una necesidad, que siempre enmascara un deseo. El sindicalista busca siempre definir ese anhelo, que tiene que ser colectivo.

Hoy vamos a hablar de la inutilidad de los sindicatos. Es verdad: si tienes un trabajo en el que los jefes son considerados, el sueldo es copioso, los horarios adaptados, el contrato estable, la actividad necesaria, con cordial compañerismo, de forma que llegas a casa realizado, sonriente, y te acuestas tranquilo, tras alternar con tu familia y con los vecinos… No me cabe la menor duda: no necesitas un sindicato. 

Me dicen para picarme, que el alcalde gaditano de ahora, Kichi, cuando tomó posesión del cargo, cambió en su despacho el retrato del rey por el de Don Fermín Salvochea (1842-1907), alcalde de Cádiz, republicano federal, socialista utópico, y finalmente anarquista… Ahí Kichi se dio un baño de Salvochea. De alguna manera intentó, que se le pegase algo (1).

Estaba viendo el rollo ese del Kichi (una comisión), que ha dao la medalla de oro a la Virgen del Rosario, a petición de 6.000 fieles encabezados por los dominicos, y es algo que tengo a bien explicar a estas horas, que ya anda uno borracho por la discoteca de mayores, sin conseguir enhebrar. Es que bailar canciones de Shocking Blue con una ex camionera escocesa jubilada, no deja de ser complejo.

Me han invitado a visitar La Moneda, un barrio de Dos Hermanas que contribuí a levantar en los años sesenta. Un feudo socialista. Me llaman los colegas porque una Plataforma  Vecinal está denunciando que en este barrio obrero, hay gente que vende droga (uy), peleas entre "familias no integradas" (la hostia), mafias que extorsionan (madre mía), vecinos que enganchan la luz y el agua de la Comunidad (¡córcholis!), perros peligrosos que cagan en la vía pública (¡joder!), gallos de pelea que acechan a los paseantes (¡virgencita de Valme!). 

Quisiera hablar de los comités y de cómo nos afectan a los anarquistas. Dentro de las leyendas anarquistas, existe una que relata que un comité entre anarquistas no es más que un nodo, un ganglio que se encarga de distribuir la correspondencia y una serie de informes (1), y el portavoz no es más que un mandao que hace lo que se le dice. Esto es más o menos como lo de la Bella Durmiente y los Siete Enanitos: un cuento.

Así que con todo este rollo de la AIT, ¿cómo resumiría los hechos en una frase? Pues yo diría… Es que me entra la risa… Menuda cagada de unos y otros, u otras, ¿no? Joder, como para meterlos a diplomáticos del planeta Tierra con una delegación de Marte. A los tres días, tenemos la Guerra de los Mundos.

Viene de aquí: ¿Por qué la CNT está fuera de la AIT? Pues porque... En la AIT se repite el mismo panorama que en la CNT. Hay en ella dos facciones: sindicatos grandes, con varios miles de afiliados, y sindicatos pequeños de los que no me sé el nombre. ¿Cuál es el problema?

Tenía preparada una cosa sobre los becarios de restaurantes, y cómo ese asunto de presionar para aprender con los mejores, no es más que una mierda, porque a ver cómo se explica que pegar voces y meter prisa a alguien que trabaja y no cobra, le sirva para aprender a freír huevos cremosos… Pero me ha insistido un lector para que explique por qué la CNT está fuera de la AIT, y me pregunta que si ha sido por "cosas de reformismos". No hombre, qué tontería. Os lo cuento. Y conste: es solo mi opinión.

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org