Acratosaurio Rex

El artículo de las feminazis ha suscitado alguna reacción, y recibiendo en el correo una serie de observaciones que podrían ser consideradas delito en el Código Penal, me gustaría explicar eso de las mujeres y el poder. Pero es tan largo el asunto, que no sé ni por dónde empezar. Así que lo mejor, es el principio.

Me estaba enterando del asunto de esos policías que abordan a activistas sociales, y les dan una paga si se convierten en chivatos. La cosa es notable, porque la explicación que dan las fuerzas de seguridad, es que una práctica habitual de la policía, es disponer de informantes a cambio de dinero y de pasar la mano. Es decir, una inmoralidad de tomo y lomo, ya que no hay contrato, ni nómina, ni cotizas a la seguridad social.

Por lo visto existe una raza de mujeres que son las feminazis. Hembristas también las llaman algunos hombres. Son mujeres que proclaman, –afirman esos tíos–, que la penetración consentida es violación y la erección espontánea  es acoso. Tienen como programa, el exterminio de los hombres.

El Gobierno en funciones ha declarado que no ha cumplido su objetivo de déficit, dejando un agujero de unos veinte mil millones de euros. Tenemos otra crisis de esas encima, y el futuro Gobierno –ya nos lo están contando–, tendrá que acometer recortes en pensiones y servicios para mantener el chiringuito del Estado.

Resulta que estamos en Semana Santa. En esos días, según la tradición católica, Jesús de Nazaret tuvo una apretadísima agenda que culminó con su resurrección tras morir crucificado. En Semana Santa, los católicos organizados en Hermandades sacan sus pasos. Imágenes que representan algún episodio de la Pasión especialmente sangriento (1).

Hay buenos compañeros y compañeras que, viendo el mezquino comportamiento humano, se vuelven unos cenizos. No entienden los procesos por los cuales un okupa se convierte en propietario, un precario en emprendedor, y un militante en burócrata. A ver.

Hace algo más de un año, los medios de información de izquierdas, hablaban de la esperanza de Syriza y de que soplaban vientos de cambio en Europa.

Los altos jerarcas de las religiones católica, musulmana, evangélica y judía se han unido para protestar por el Madrenuestra (1) recitado por la poetisa  Dolors Miquel  en los Premios Ciudad de Barcelona. Uno no tiene ni idea de lo que son los premios esos, así de inculto soy, pero gracias a la poesía me he enterado de que existen, porque los pastores se sienten ofendidos. Y con ellos sus ovejas. Supongo que ningún creyente se molestará si lo comparo con una oveja, o con un camello o con un pingüino ya puestos.

Según las teorías de Gramsci y la hegemonía esa, o sea, ese rollo de estar en todas partes con mucho poder, se nos viene a decir que las instituciones forman parte del cambio, y que su conquista por la izquierda es imprescindible para cambiar. Y además hace falta el pueblo luchando en las calles. Yo digo que eso es falso.

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org