Acratosaurio Rex

La izquierda, en tiempo de elecciones, uno de los mitos que propaga, es que la abstención siempre beneficia a la derecha. Vale, pues es mentira. Esa es una coartada, una excusa, un pretexto que se buscan…, para no tener que explicar por qué  la izquierda pierde siempre las elecciones (1). Porque para ganar las elecciones, la izquierda lo único que tiene que hacer, es convencer a los electores. No hay más misterio. ¿Y cuáles pueden ser las razones del pueblo obrero para no votar a la izquierda? Voy a dar un ejemplo.

Gran Bretaña se va de la UE. Una gran nación forjada en los campos de batalla de la isla, de Europa, en la piratería, la esclavitud y el imperialismo (como el resto de naciones civilizadas), decide en referéndum –auspiciado al parecer por la derecha–, la salida de la UE. Lo cual me convence –una vez más–, que lo mejor es no votar. Porque, claro, ahora la izquierda aislacionista se ve en la tesitura de aplaudir el plan de la derecha xenófoba, o de hacer análisis extraños que expliquen qué diablos sucede.

Un montón de maestros asesinados en México. Es como una pesadilla que se suma a la de los estudiantes normalistas, los narcos, el ejército, los paramilitares, los secuestros, los desaparecidos, los feminicidios y tantas otras barbaridades sueltas. Y no tiemblan las instituciones ni se emiten reportajes furibundos (1) anunciando que México es una dictadura comunista.

Cuando hablamos de la destrucción del Estado, yo me pongo a pensar cómo se llevaría a cabo ese fenómeno telúrico, y quién estaría dispuesto a apoyar esa aventura.

"Escucha anarquista", me pide David Harvey. Y como uno es muy educado, he leído lo que el profesor nos tiene que decir (1). David Harvey es un Doctor en Geografía de alto nivel, vinculado a la ideología radical-marxista de una forma crítica. Se ha esforzado por bajar de la tarima y ponerse a la altura de los vulgares, o sea, nosotros y nosotras, y nos ha hablado.

Resulta que llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones. Anna Gabriel, Íñigo Errejón, y en Izquierda Unida (1) en algún momento que otro se adscriben a la metáfora de Durruti. El tipo en el frente de no sé dónde, le dijo a un periodista que él no tenía miedo de las ruinas, porque en el sindicato había un montón de profesionales y artesanos capaces de volverlo a construir todo mucho mejor. Por supuesto, por mí dabuten que los diputados sueñen con Durruti.

Por darle un poco de vidilla a la página de Lusbert, y mientras andan enloquecidos por ahí preparando las elecciones, discutiendo los presupuestos, sometiéndose a confianzas, o paralizando la reforma laboral, dice él, cacho perro, que no, que él no es anarquista.

De chiquitito, mi abuela me enseñó a tener paciencia. La cosa era muy simple. Mi padre y mi madre, trabajando. Yo, el hijo mayor que empezaba a moverse en la vida, con dos o tres años, solo y sin hermanos ni primos. Una casa vieja en medio del campo. Nadie en kilómetros y kilómetros. Viene una tarde lluviosa, y te sientas en la camilla.

Como todos sabemos, hay nuevas elecciones, y se nos dice a los anarquistas, que no tenemos propuestas. A ver, claro que hacemos propuestas, que tontería. El análisis es muy simple, y me da igual que votes o que no votes. Vamos a bajar al suelo. Vamos a darnos "un baño de relismo militante".

La diputada Anna Gabriel, ha levantado una pequeña polémica en la prensa reaccionaria, al admitir que a ella le gustaría criar a los hijos en colectivo. Piensa que la familia nuclear no es el mejor lugar para educar a los niños, porque la familia tiene una lógica perversa, de propietario. Opina que quien mejor socializa es la tribu. Eso dice, más o menos.

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org