El rol libertario en los CDR catalanes

Una de las creaciones más interesantes del proceso catalán han sido los comités de base llamados Comités de Defensa del Referéndum, posteriormente reconvertidos en Comités de Defensa de la República. Estos comités nacieron como idea hace aproximadamente un año en el espacio de la CUP ante la inminencia de la celebración del Referéndum de autodeterminación y la constatación de que el Gobierno de Rajoy lo intentaría impedir. Sin embargo, los CDR no comenzaron a funcionar hasta el día 20 de septiembre, cuando tuvo lugar una serie de movilizaciones populares contra la represión y cuando se enviaron a Cataluña 6000 policías para tratar de impedir el Referéndum. En aquel día todo el mundo comenzó a asumir que la cosa iba en serio.

Los CDR son una muestra de autoorganización popular horizontal. Tuvieron su bautismo en el propio Referéndum del 1 de octubre, abriendo colegios electorales, autogestionando unas elecciones —quien lo iba a decir— y protegiéndo físicamente los colegios electorales todo el día. Posteriormente, para los dos días de huelga convocados en protesta por la represión el 1-O los reconvirtió en comités de huelga de cada población.

A partir de estos días de octubre los CDR se consolidaron como una parte más del soberanismo independentista y superaron cualquier posibilidad de ser controlados por ningún sector político. En unas semanas las contradicciones de los dirigentes independentistas y de las entidades ANC y Omnium Cultural, que hasta entonces habían liderado el proceso, dejaron libre el paso a los comités de base que fueron quienes convocaron una huelga general el día 8 de noviembre. Desde entonces se mantienen de entre 250 o 300 CDRs que se han reconvertido en un colectivo más de la vida asociativa de cada población y que están esperando su momento para movilizarse, como ocurrió hace unas semanas con la detención de Puigdemont.

Por lo expuesto hasta ahora, puede resultar extraño que en los CDR exista el componente libertario, pero lo hace y tiene su importancia. Presentamos hoy 6 entrevistas a compañeras y compañeros que participan en estos comités. Debido a la extensión de las respuestas (lo que se agradece), hemos querido hacer un resumen con los extractos que nos parecen más significativos. Pero si se dice traduttore traidore, todo resumen tiene el sesgo de quien lo realiza. Por ello aquí tenéis las respuestas de Joan (CNT), Aitor (Assemblea de Vallcarca) y David (Embat) y aquí las de Edurne (Embat), Oleguer (Can Tonal) y Marta.

Aunque el movimiento libertario no se ha volcado,  en la participación de los comités, no ha sido difícil encontrar compañeras anarquistas que participen en CDRs.  Son seis porque hay otras cuatro que no han tenido tiempo de responder y quizás lo hagan próximamente. Pero no solo hay anarquistas en esos diez CDR, estimamos que existe presencia libertaria en la cuarta parte de los comités, dejando a un lado a aquella gente que entendemos que es anarquista y no lo sabe que milita en todos los movimientos sociales.

En el cuestionario hemos comenzado con bastantes preguntas para comprender mejor qué es un CDR, su funcionamiento cotidiano, su evolución. Posteriormente hemos querido escuchar qué opinión tienen las compañeras sobre la participación de las libertarias en los acontecimientos que se han vivido y se viven en Cataluña y por último, les hemos pedido que analicen la situación política actual.

  1. ¿En qué CDR estás?  ¿Qué perfil de gente lo compone?
  2. Tenemos entendido que los CDRs surgen para apoyar logísticamente a la Generalitat en el Referéndum del 1-O. ¿Cómo nacen, evolucionan y cual es su  trayectoria hasta ahora? ¿Cuándo y porqué decides participar en el CDR?
  3. ¿Cómo es el día a día de tu CDR? (lo que se pueda contar - número de asistentes y frecuencia de las asambleas, actividades que se han realizado o realizan,...)  
  4. ¿Crees que ha tenido algo de influencia el 15M en su funcionamiento? Parece que se aprobó la propuesta de funcionamiento de los CDR basada en el confederalismo democrático, ¿cómo valoras su implantación y su validez práctica como método de coordinación? 
  5. ¿Los CDRs están por lo social o son entidades nacionalistas? Tienen estrategia? Qué tipo de país está proponiendo tu CDR? 
  6. ¿Consideras una contradicción militar en un espacio con personas nacionalistas? 
  7. ¿Qué opinión tienes del papel jugado por lo libertario desde el 1-O? ¿Qué se pudo mejorar?
  8. ¿Piensas que realmente se les escapó la situación de las manos a los políticos catalanistas el 1-O y 3-0? 
  9. ¿Cómo ha afectado el ataque mediático y jurídico sobre todo a partir de las acciones en la operación retorno de la semana santa?
  10. ¿Qué le dirías a los compas del resto del estado sobre el momento que vive Catalunya? 
  11. ¿Qué opinas del papel jugado por los partidos catalanes desde el 1-O? Habiendo esta efervecencia en la sociedad porqué los gobiernos siempre los dirige el PDCAT?
  12. ¿Qué crees que hará Quim Torra? ¿Cómo han encajado los CDR que sea el nuevo President?

Las personas que hemos entrevistado son: Joan de la Garrotxa y militante de CNT Olot, Aitor de Vallcarca y participante en la Assemblea de Vallcarca, David del Clot miembro de Embat, Edurne, también de Embat y del CDR de México DF , que nos dará una dimensión internacional, Oleguer de Vilamajor y que participa en Can Tonal y Marta que prefiere no decir de donde es por que su CDR tiene casos represivos encima.

Antes que nada el funcionamiento:

Joan: El CDR al que pertenezco, funciona por asambleas, está dividido en distintos comités o equipos de trabajo para cada rama de tareas. Se coordina con el resto de CDR de Catalunya de manera Federal y con una ENORME autonomia local. El número de asistentes habitual, ronda entre las 50 y 100 personas. Las actividades vienen siendo manifestaciones, charlas, creación de propaganda, de tejido asociativo con otras organizaciones de izquierdas y otras actividades que todos podemos ver en los periodicos y no hace falta contar.

Oleguer: A parte de las comisiones "Comunicación", "Acciones" y "Actividades" salen dos comisiones nuevas: Procés Cosntituent y Desconexion, esta ultima destinada a ir pensando cosas que podemos ir haciendo ya en el pueblo para desconectarnos del Estado, desde la autogestión vecinal a los temas fiscales y tal. 

Posteriormente creamos dos comisiones más: una para gestión de conflictos dentro del CDR (poniendo en el centro también las relaciones personales) y otra para afrontar la polarización de nuestros vecinos y buscar formas de diálogo e inclusión. A esta última le llamamos "Cohesion Territorial".

Dos aciertos a tener en cuenta: 1) Mucha apertura a todos los vecinos del pueblo (con mecanismos de seguridad fáciles debido a que los vecinos se conocen bastante), y al mismo tiempo un grupo de Telegram con lasp ersonas que toman responsabilidad en una comisión o acuden a tres asambleas seguidas (para que la gente que se compromete, que se ha mantenido en un grupito de entre 20 y 35 personas, no se queme, y al mismo tiempo fomentar que las personas tomemos responsabilidad)   2) Limitar el tiempo de las asambleas en que se habla de cosas supra-locales al 20% (en ocasiones excepcionales más), para que el proceso de coordinación de todos los CDRs (en el que participamos activamente) no nos arrastre de nuestra principal fuerza, la organización local comunitaria.

Composición y presencia libertaria

Joan: El CDR (Assamblea en Defensa de les Llibertats de la Garrotxa. ADL) al cual pertenezco (aunque no soy un habitual de las asambleas), se crea a partir de una asamblea abierta de CNT Olot el dia 5 de octubre de 2017. Justo a los 2 días de la Huelga General del 3 de Octubre. En NINGÚN CASO parte de unas directrices o consignas de entidades externas o de la Generalitat. "

Aitor: CDRL de Vallcarca, la Salut i Penitents. Lo compone gente extremadamente variada. Estamos algunas libertarias, sindicalistas, miembros de AMPAS y AFAs de colegios del barrio, gente mayor venida de ERC y ANC, alguna gente joven sin afiliación política, etc.

David: En el CDR Clot-Camp de l'Arpa. Lo componen personas de toda índole y afiliación política dentro del espectro independentista. Aunque predominan los discurso de izquierda y rupturistas, es dificil decir si eso se corresponde con una mayor presencia de militantes de ese signo, o simplemente es fruto de la conclusión colectiva de que esa es la estrategia a seguir.

Oleguer: Nuestro CDR —Vilamajor— se crea un par de semanas antes del 1 de octubre cuando un grupo de vecinos (que informalmente formamos parte de un movimiento vecinal comunalista que se está animando los ultimos años en el pueblo) coincidimos en que el referendum es una buena oportunidad para defender la autoorganización vecinal como medio y fin, y queremos estar presentes en ella de una forma crítica constructiva. "

Ideas-fuerza de los CDR

Oleguer: […]En este sentido, el 15 de octubre impulsamos un debate dentro del CDRL con el objetivo de poner encima de la mesa las diferentes maneras de entender "independencia" y "democracia" que había, así como aquello que nos unía, y con un principio fundamental: "si para el Estado Español la diversidad es un problema, como estamos viendo, para nosotros debe ser fuente de fuerza". Las ideas fuerza que salieron fueron que nos motivava la posibilidad de replantearlo todo, basandose lo nuevo en la autoorganización vecinal, el municipalismo, aunque aceptando que se trataba de un cambio largo y profundo.

Edurne: En el caso del CDR México, se hace poco debate politico y se juegan muchos equilibrios. El contexto es muy distinto. Hay dos lineas claras, unos de linea más rupturista y otros menos. Sin embargo, por como viene el contexto mexicano, desde el primer momento apostamos por dar más fuerza a los ejes del derecho de la autodertmianción de los pueblos y perspectiva decolonial y por el otro poner sobre la mesa el riesgo del fascismo. 

No hay ninguna estrategia, más alla de la latencia porque se sabe que esto es largo y la estructura está y reacciona cuando toca. A nuestro ritmo (mexicano) no se abandona y hay ideas y propuestas para irse realizando en la medida que se pueda.

Marta: Desde el 1 de octubre ha habido una implicación muy activa tanto a nivel de pueblo como de territorio. Algunas personas nos dimos cuenta que era el momento de reforzar temas que seguramente si se hubiesen planteado un año antes no habrían tenido recorrido. Temas que no tan solo derivaban de la represión vivida el dia 1, sino que empezamos a hablar de diferentes casos del estado represivo: Alfon, Bódalo, Pandora etc, de educación, de economía solidaria. Además aprovechamos para difundir el caso de una compañera consiguiendo que el pueblo se volque en su apoyo (hay que tener en cuenta que hasta este momento había estado silenciado. Se han planteado debades debates sobre seguridad, desobediencia etc. El caso es que todos estos debates se han hecho con la participación de gente de PDECAT, ERC... que primero entendieron este espacio como otro más del que querían sacar rédito pero los participantes del CDR les dejaron claro que allí nadie se aprovecharía de nada, algunos lo dejaron pero otros han continuado asistiendo. Yo encuentro muy interesante este proceso, mi experiencia es que se están sacudiendo muchas conciencias y la parte más interesante, que se cuestionan aspectos que hasta ahora habían sido intocables porque se partía del principio de que "las cosas son así", en cambio ahora está empezando a calar el "si son así y no nos gustan, trabajamos para cambiarlas. Está habiendo un proceso de politización que está derivando en el aumento de la capacidad de autoorganización.

Influencia del 15M

Aitor: Para mucha gente ha sido otro 15-M, pero para otras ha sido la oportunidad de enmendar errores de ese momento (la sobervia o la inacción con la que se trató el momento). Ha ganado en el 15M que no ha habido nunca una centralidad clara, lo que ha permitido la existencia de los CDRs más allá de "la plaza" (la coordinadora, ANC, Omnium). No creo que el metodo de coordinacion se pudiera haber hecho de ninguna otra manera (el 8 de Noviembre se demostró su validez), aunque veo un problema en los órganos de esa coordinacion, para mi inoperativos.

David: Al principio, con las asambleas de cientos de personas, el parecido era innegable. Pienso que el 15M ha sido un ciclo de acumulación de fuerzas imprescindible para llegar hasta aquí, y posiblemente lo de ahora está siendo otro ciclo que nos posibilitará en el futuro llegar todavía más lejos. No me he implicado personalmente en la coordinación de CDR, pero por lo que veo a la práctica se ha hecho una interpretación más bien libre de la propuesta de la plataforma Azadí, de la que se han tomado solo sus aspectos más superficiales. Dificil valorar pues.

Edurne: Es evidente que hay una conexión entre el 15M y los CDR. El 15M fue la apertura a los cuestionamientos en torno el Régimen del 78 en un momento de crisis, que derivo en una crisis aun mayor y de calibre estructural. El 15M puso en duda la democracia y se falló en varios puntos como el nivel de "apartidsimo"/"apolitismo" y la falta de horizontes claros. AQuí hay horizontes muy claros y la gente ha vivido experiencias muy fuertes qeu conectan de forma muy directa con el pasado reciente y eso hace que la gente no se rinda y que no haya más alternativa que seguir adelante con el proceso de rutpura.

Se aprendió del 15M y de forma implícita todo suma, solo hay que ver que los CDR existen desde el 1-O y aun siguen y con mas afluencia de personas que las asambleas de barrio del 15M 6 meses después de las plazas.

Sobre implantación y coordinación, no puedo decir mucho en esos términos, aunque creo que a pesar de déficits de operatividad, los CDR están siendo buenos laboratorios de institucionalidad social justo por su heterogeneidad, hay muchos CDR en muchos pueblos de Catalunya que tienen realidades y dinamicas sociales muy distitnas de las de las ciudades grandes. A diferencia del 15M que se qedó muy localizado en la ciudades, los CDR impregnan todo el territoro y en momentos, han sido mas fuertes fuera de la ciudad que dentro.

Marta: Sobre el 15M, indudablemente se tradujo en un proceso de politización de muchas personas aunque el impacto real se mermó por la entrada de algunos en las instituciones y el intento de acaparar luchas y demandas que surgieron en la calle. A nivel organizativo creo que los CDRs tienen más potencial. Un dato significativo es que el 15M se dió en contextos urbanos y en cambio la organización de los CDRs también se está dando en zonas rurales, por lo tanto, tiene más riqueza porque parte de las inquietudes y necesidades de cada territorio.  "

Influencia del Confederalismo Democrático

Oleguer:  Respecto a la propuesta, desde el inicio Vilamajor fue uno de los pueblos que la impulsó (la recogimos de plataforma Azadî y la defendimos en los encuentros), como forma de sinergizar horizontalidad con agilidad organizativa. Obviamente sabíamos que el proceso de organización de los CDRs sería una locura no comparable con Rojava, pero estuvimos de acuerdo en que algunos elementos como lo de los co-delegados podían ayudar. Efectivamente, el proceso de organización ha sido una locura... se han saltado las rotatividades, ha habido dinámicas de poder muy fuertes, quemamientos de personas... pero hay que decir que teniendo en cuenta que se construyó en tan poco tiempo y en base a algo tan difuso, aún es sorprendente lo bien que ha funcionado. Y sin duda creo que ha contribuído muy positivamente el hecho que se planteara así (aunque la realidad luego haya sido un poso diferente), y también ha contribuido a difundir el Confederalismo Democrático en Catalunya, del que creo que podemos aprender mucho más."

Sobre la participación del movimiento libertario

Oleguer: Ha habido de todo... Buena parte de lo libertario se ha mantenido más bien en una torre de marfil respecto a la cuestión, absenta de contradicciones. Por otro lado, sin embargo, ha habido muchos libertarios, e incluso organizaciones como Embat, que han afrontado estas contradicciones con valentía y se han mojado, de una forma imperfecta pero revolucionaria. Creo que toda esta gente ha hecho un trabajo muy bueno y que gracias a ellas los CDRs tienen una fuerte componente de autoorganización popular descentralizada, y una componente social más presente. Al anarquismo se le abren nuevas puertas y aire fresco si sabe reinventarse de la forma que muchos libertarios han hecho con lo del Procés.

A mejorar, pues hacer autocrítica de qué forma nos pesan (y nos incapacitan a incidir en ciertas situaciones sociales) precisamente estas contradicciones y de dónde viene esta forma de entender la revolución. En este sentido creo que las críticas al anarquismo y a los movimientos de izquierda hechas desde el Confederalismo Democrático nos pueden inspirar y ayudar. 

Marta: Fue el 13 de setiembre cuando empezaron a desembarcar los miles de policías y guardia civiles desde el resto del estado español, pero "lo libertario" mantuvo el papel de espectador incrédulo, aunque ya se empezaron a ver los ataques represivos a medios de comunicación, etc. En cambio, a partir del 20 de setiembre hay un cambio de panorama que no es unívoco en todo el sector libertario, el más purista decide posicionarse al margen cuestionando que cualquier otra opción significa hacer el juego a la burguesía. En cambio, otro sector, decide tomar parte y organizarse sobre todo con el argumento de hacer frente a la represión. A este último se unen sindicatos ( que dan el paso de presentar el preaviso de huelga general y movimientos sociales).

 Pudo haber mejorado si previamente si hubiera llenado el proceso de contenido social.

Edurne: Excepto lxs compañerxs que se han involucrado, en general siento que los movimientos sociales (no sólo libertatios) se lo miran de cerca y proponen alguna que otra cosa, pero desde el descrédito, en actitud de movimiento social: se está porque ahora es lo que hay, pero no se está realmente, no se cree que sirva de nada. Hay como un mantenimiento de las posturas que impide llevar a cabo un trabajo de cariz popular desde abajo.

Y una sensación general de mucha crítica y mirando desde el palco, un poco equidistante de profecía autocumplida, si no pasa nada diran "veis?". Sin embargo es evidente que hay multiples signos de agotamiento del sistema que actualmente ordena España. La unidad territorial, y no sólo por el tema catalán, sino por la pluralidad evidente de su naturaleza...y sigue la crisis... las causas son estructurales, así que el 15M abrió la puerta y esto es una nueva fase.

Siento que desde movimientos sociales se tiene muy asumido trabajar para cosas que no pueden cambiar, asi no entras en contradición ni reformismo ni en escenarios complicados. Ponerse en algo como lo que está pasando implica contradicicón y desde ella es que yo entiendo que hay que trabajar. También ponerse desde una lógica constituyente y no de reclamo, queja y demanda, es muy dificil y no parece cómodo... el escudo es que se trata de algo de ámbbito ancional, cuando es todo lo contrario y justamente esa inacción da cancha a la derecha y a los intereses para que esto no pueda ir a más.

David: Para mi un papel claramente insuficiente (en Barcelona). Creo que los CDR podrían funcionar mucho mejor y haber jugado un papel más clave si los movimientos libertarios se hubieran implicado en ellos sin titubeos, con una opinión clara y sin tanto miedo a ensuciar unas supuestas esencias.

Lo que ha pasado en Barcelona es que a lo largo de las últimas décadas se ha construido una idea de lo que significa el anarquismo desde una perspectiva idealista. Hasta ahora esa deriva identitaria tan nociva ha podido operar en la realidad política aunque fuera con muy poco éxito, pero era imposible hacerla compatible con el momento de ruptura independentista, a causa del discurso tan superficial que dicho identitarismo tiene sobre la cuestión nacional y sobre la participación en movimientos de masas. Aunque reconozco que la mayoría de personas han buscado su manera de colaborar con el 1O y las huelgas generales, la implicación ha sido insuficiente.

Lo bueno es que creo que se ha visibilizado hasta que punto está agotado el modelo identitario, que aleja a los anarquistas de constituirse como una fuerza política y que los mantienen en las coordenadas de la tribu urbana. Ya sea construyendo movimientos transversales (como hacemos algunos) o regenerando el movimiento anarquista para basarlo en objetivos y no en identidades, lo sucedido marcará un antes y un después en el que solo hay espacio para crecer.

Aitor: Excepto en algunos barrios concretos, en el resto me pareció bastante pobre (a nivel Barcelona), lo que me ha hecho distanciarme bastante de ciertas iniciativas. Lo libertario sigue enquilosado en sus debates estériles sobre "el nacionalismo", "las contradicciones" y cosas así. Pero también te diré que ha sido obra de la descordinación y desorganización ácrata que ha llevado a no tener ninguna estrategia en nada. Días previos al referéndum aún surgían debates sobre el nacionalismo, en vez de centrarse en el 1 de Octubre de forma estratégica y siguen apareciendo estos debates hoy en día. Para mi lo mejorable no pasa por un par de reuniones más, para mi hay una razón de fondo que se remonta años atrás y que implica una cosmovisión libertaria bastante alejada de lo que hoy es hegemónico (los pequeños).

Octubre como ruptura potencial

Joan: Si. De ahí que el 3O intentaran todo tipo de artimañas para parar el empuje, desde juntarse Omnium, ANC, PeDeCat y ERC, con CCOO y UGT para hacer lo que se dió por llamarlo una "aturada de país", para intentar boicotear la Huelga General promovida desde CGT, CNT, COS, Intersindical, IAC, CUP y colectivos libertarios de barrio/pueblo.

Aitor: Por supuesto que se les escapó (ANC y Omnium se vieron forzados a convocar la huelga que organizaron los sindicatos alternativos), aunque también está claro que han sabido retomar las riendas del Procés magistralmente.

Edurne: Totalmente. Ahi me di cuenta que llevan años haciendo lo contrario de lo que dicen lo medios. Los medios dicen que PDECat manipula. Y es justo al revés. Artur Mas tuvo que asumir "liderar" la lucha del Procés, poque sino se hundían como partido. Y asi también ERC. Es decir, se vieron arrastrados por las bases sociales catalanas. Por eso lo qeu siempre itnentan es lo contrario, controlarlo para restablcer el estatus quo.

Marta: Indiscutiblemente. El 1 de octubre fue un ejercicio de organización popular, cuando los días antes surgieron los rumores que la policía estaría desde muy temprano en los colegios y no se podría entrar, el pueblo lo desbordó todo "pues iremos el día antes". Fueron días de catarsis colectiva. La gente se empoderó, en aquél momento era imparable. Esto no gusta al poder. 

El 3 de octubre es un ejemplo clarísimo de jugada de perdedor, tener una sociedad que va a secundar en pleno una huelga general y boicotearla con la invención de CCOO y UGT de "aturada general" en connivencia con ANC, OMNIUM, y gobierno  da una lectura clara de los hechos. Se alían con una palabra que hace perder poder: "aturada", a partir de allí se observa la escenificación de la retirada del proyecto por parte de algunos, no del pueblo, que continuaba vivo.

Implicación en lo social

Marta: Imagino que cada realidad es diferente, en mi caso está claro que predomina el debate social. No puedo hablar de estrategia, no creo que la haya de momento, pero el debate va más allá de una propuesta nacionalista identitaria. Estamos en la fase de reflexión totalmente ligada al país que queremos que a la vez está vinculada al proceso que estamos viviendo todxs, de crisis sistémica, donde nada funciona con los códigos con los que se ha crecido. Es muy interesante también que el CDR es totalmente intergeneracional y con perfiles de formación muy diferentes, en este momento se están proponiendo proyectos autogestionados muy esperanzadores.  Por lo tanto el país que se propone va ligado a la justicia social en todos los aspectos de la vida.

David: Muchos CDR como el del Clot estan implicándose activamente en luchas concretas: parando deshaucios, manifestándose a favor del transporte público gratuito, a favor de la remunicipalización de los servicios públicos. Hay un eje nacional que siempre está ahí, pero la idea de nación que impera es eminentemente popular y inclusiva. Tal y como yo lo veo, el eje nacional y el social no están actuando como opuestos, sino que a través del eje nacional ha surgido la oportunidad de recuperar la consciencia de sujeto popular, de "nosotros", y por supuesto lo que quiere el pueblo consciente es luchar por sus condiciones materiales.

Por supuesto, hay personas con las necesidades materiales más que cubiertas que están en esto por puro y llano nacionalismo; pero lo que importa al final es el discurso que mueve la acción política. Estas personas están aceptando que si quieren sumar más gente necesitan defender luchas sociales. Dicho en pocas palabras: lo social está impregnando lo nacional, y no al revés.

Aitor: En los CDRs participa gente muy variada, hay nacionalistas e incluso alguno que explicitamente votó al PDeCat. Pero justo creo que son la gracia de este espacio, un espacio de reunion con un montón de gente que antes no tenías nada en común y no se acercaban a ningún acto propio. Cada CDR es diferente al otro pero si que existe cierto consenso y cierto origen general que hacen que los CDRs se incinen hacia lo social: son asambleas abiertas, horizontales y con presencia en los barrios y pueblos. Esto hace que participen activamente en las luchas que se desarrollan en el barrio: la lucha por la vivienda, la subida de precios del transporte, la lucha antifascista, etc. 

No se si se trata de una contradiccion o no, me da un poco igual: si luchas por un espacio te ganas la legitimidad con ciertas ideas que se implantan en la gente (y claro, al inrevés, empatía pura) y para mi eso es polítca pura. No participar y opinar no sirve de nada. Después del 21-D se creó cierto consenso en que lo social debía coger terreno para quitarle el terreno al descontento que derivó en el terrible aumento en votos de Ciudadanos. A partir de ese momento, nuestro CDR ha destinado muchas más energías en participar en luchas del barrio que en poner lazos amarillos, por ejemplo.

Joan: Los CDR son entidades de tipo social. Se tiene claro lo nocivo del nacionalismo. Tienen estrategia, evidentemente. El país que propone, se parece muy poco a lo que tenemos a dia de hoy. Sus propuestas son extremadamente de tipo social de clase trabajadora.

Qué querríais del movimiento libertario del resto del estado?

Joan: Que no se crean toda la mierda que les llega por los medios. Que se dejen estar de Pujol, 3%, de las mentiras que se vierten sobre el sistema educativo catalán (que considero una garantía de cohesión social y una herramienta clave contra la segregación por razón de lengua o procedencia) y demás zarandajas que les sirven en bandeja desde los mass media. Que no sólo reaccionen furibundamente cada vez que sale la palabra Catalunya. Que apoyen cuando aquí llueven hostias o detenciones. Que la base del movimiento independentista responde al astío que provoca el Régimen del 78 más que a banderas y demás chorradas. evidentemente, el nacionalismo español, ha atacado en todos los frentes que ha podido para que estas reivindicaciones de tipo social se vayan convirtiendo en una guerra de banderas, donde es más fácil que se pueda mover cómodamente, y en parte lo está consiguiendo en ocasiones. Que no le hagan el juego a esa estrategia. que hablen, que pregunten a los que estamos aquí. Que conozcan de primera mano. Las redes sociales, el telefono, lo que haga falta. Que hablen con los compañeros/as que estamos aquí. Es FACILÍSIMO contactar con nosotros/as. Y sobretodo que se confíe en el buen criterio de los libertarios catalanes, que salvo excepciones, en su mayoría se han implicado en el 1O, 3O, 8N y los CDR. Por algo será, digo yo...

Marta: Que hablen con gente de aquí, que se informen, que lean. He tenido oportunidad de hablar con gente de diferentes ámbitos del estado español y solo un % menor ha mostrado cierta empatía. El resto la ha generado después de largas conversaciones, pero de entrada mostraba reticencias a solidarizarse con nuestra demanda.

David: Que necesitamos que hagan lo posible para extender lo que sucede en Catalunya al resto del Estado español, y que al contrario de lo que dicen los medios, los equilibrios de fuerza dentro del independentismo no son tan favorables a la derecha burguesa, completamente al revés. Hay vida más allá de la institución e incluso ahí la derecha está muy tocada, haciendo malabares para sobrevivir. Eso lo tendrían claro si hubieran vivido el 1O, el 3O o el 8N, pero entiendo que con la manipulación de los medios españoles todo ha llegado muy distorsionado. Sea como sea, tenemos que tejer apoyo mutuo a través del objetivo común de romper el régimen del 78.

Aitor: Que se trata de un movimiento de base del que siempre soñamos pero SPOILER: no es perfecto. Que hablar solo de lo que saca la TV española y solo de los "líderes" indepes es hacernos un flaco favor y genera falsos debates. Por supuesto que hay seguidores acérrimos de la ANC o de los diferentes presidentes, pero que también hay quien se come asambleas semanales, va a coordinaciones y para deshaucios.

La crisis catalana ha sido una oportunidad, a lo mejor no revolucionaria, pero seguro que ha servido para conseguir más simpatizantes, para seguir creando lo que llamamos "poder popular". A día de hoy aún hay quienes intentamos que el liderazgo de todo esto pase de los políticos de turno a los barrios y lo pueblos, aunque a lo mejor la oportunidad de ruptura está perdida.

Oleguer: Para mi la Revolución es un proceso lleno de contradicciones... si no queremos contradicciones mejor quedarnos en casa y no cambiar nada, así que no sé qué responder...

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org