Los expertos en demolición, del Régimen del 78

Hace unos días en un vídeo de esos que me mandan, escuchaba a una señora periodista que ponía a parir a los periodistas, de los que decía que en la Transición se plegaron al discurso del pacto y del consenso, elogiando las componendas con los ladrones y asesinos del franquismo, que darían lugar poco después a lo que ahora se llama en ámbitos de izquierda "Régimen del 78", y antes era "Modélica Democracia". Para esta señora los periodistas de entonces fueron los causantes del negro presente que tenemos, y que según el rey, es futuro luminoso. La señora hablaba, como quien ha descubierto en la fuente de la ensalada una rata, y todo el mundo sigue comiendo.

Sí que es cierto que los periodistas se liaron a dar la versión de que la democracia había llegado, que había que perdonar, y que borrón y cuenta nueva. Lo cual significaba dejar intactos los privilegios obtenidos por el asesinato, el robo y el saqueo de los fachas. ¿Pero, culpables los periodistas? Joder. Los que se plegaron a esa idea, de que "mejor dejarlo correr", fue todo Cristo: periodistas, maestros, curas, políticos, sindicalistas, comunistas, socialistas, asociaciones de vecinos, ecologistas, feministas, catedráticos, historiadores, intelectuales, escritores, nacionalistas… ¿O no? Incluso puede decirse que a la población le pareció bien la componenda, ya que hasta las propias víctimas de torturas, detenciones y expolios, se resignaron ante el muro de silencio que se les impuso.

Así que estamos en un punto de extrañeza. Cuando se habla de "acabar con el régimen del 78", lo que nos están diciendo es que hay que quitar al rey y poner una República, sin explicarnos cómo van a llevar a cabo la restauración de la Justicia. Víctimas y verdugos, han muerto. Las propiedades de los herederos están registradas ante notario y han pagado el impuesto de sucesiones. Y lo más importante, los políticos encargados del tema, son los de los partidos de la componenda.

Si se mira a los protagonistas que tenemos actualmente, por un lado está el PP, el PSOE, los restos de IU, y los partidos nacionalistas. El PP lo consideran directo del franquismo. Vale. El PSOE y el PCE también son cómplices del franquismo porque pactaron la Transición con los fachas. Creo que nadie podrá negar que el PNV (y quienes lo apoyaron) y CiU forman parte de este tinglado tanto como el PP, ya que estuvieron de acuerdo. Y todos los partidos que han estado en ayuntamientos mandando, o en sistemas autonómicos, han sido partícipes de dicho Régimen.

Por centrarnos en el caso de moda: en Cataluña desde 1980 se han celebrado 12 procesos electorales. El partido que ha ganado las elecciones en más ocasiones (10), ha sido CIU y dos el PSC (en 1999 y en 2003). El que gobernado más tiempo, ha sido CIU que en tres ocasiones consiguió la mayoría absoluta de escaños, y en siete ocasiones fue apoyada por ERC.

Así que si CIU ha gobernado como segundona de un Estado fascista y monárquico, ha sido en unas pocas de ocasiones gracias a ERC, que dicho sea de paso, apoyó en dos ocasiones al PSC. 

Por lo tanto, si este es el Régimen del 78, CIU, (o su heredera actual que es Junts per Catalunya), y ERC, forman parte del Régimen del 78. ¿Acaso alguien puede poner políticamente hablando en duda, que si ERC ha apoyado al partido del 3%, y a los socialistas, no ha podido ser gratis? Y pregunto: ¿alguien puede explicarme cómo van a desmontar ese régimen del 78, los propios partidos que lo constituyen

La respuesta es que ni pueden, ni quieren. Toda esa denuncia del fascismo que representa la monarquía, no es más que otra mentira más, una forma de desviar la atención sobre el hecho, de que ellos, todos, del primero hasta el último desde 1978, socialistas, comunistas, republicanos, derechistas, catalanistas y vasquistas… Son más falangistas que José Antonio. 

Y de los recién llegados, pues tres cuartos de lo mismo. No pactaron la Transición porque no habían nacido. Y sin embargo, ya apuntan maneras en eso del pacto. Los de Podemos, o cualquiera de sus franquicias, ya andan demostrando que son un partido más empeñado en la conquista del Poder, y que las reivindicaciones sociales que llevan en agenda cuando tienen mano, son nada más que la excusa para arañar votos. Promesas electoralistas que, a la hora de la verdad, se concretan tanto como las del PSOE, ya que en lugar de "Podemos", estamos ante "Bueeeeno, si Podeeeemos lo hareeemos", con un condicional más grande que el Guggenheim (un museo fascista del Régimen del 78 hecho de hierro y ladrillo). Con Ciudadanos, que tampoco tiene mucha edad, no me tengo ni que molestar, ya que apoya al PSOE o al PP donde le toca, a cambio de lo que sea. Y la CUP tiene un papelón que te cagas en lo del fascismo, con eso de tener que apoyar a la derechona porque no le queda otra, para ir construyendo La Nación, porque si no la ponen los catalanistas como los trapos y pierden votos, que de todas formas han perdido.

Así que todo ese espectáculo de elecciones, desafíos, disputas, naciones históricas y por inventar, repúblicas ejemplares, declaraciones pomposas sobre el crecimiento económico y vincular los salarios a la productividad, me parecen más bien, una pelea de pollos.

Claro, llegados a este punto habrá quien se sienta molesto. ¿Acaso digo que todos son lo mismo? Pues no. No son lo mismo Podemos que el PP.  En ambos hay trepas aventajados, pero no son lo mismo. Lo que digo es que todos ellos son del Régimen del 78. Desde el PP a la CUP. Todos ellos  forman una extensa comunidad unida entre sí por lazos de interés y familiares, sin que por ello dejen de llevarse a matar. Entre las diversas familias se pelean para ver quién vale más en la tierra o como contaba fray Juan de Vitoria (1), cuál ser más y mandar más. A la cabeza están los parientes mayores, las personas con más posesiones y riqueza en dinero, tierras, títulos y contactos. A ellos se unen los encomendados, que ofrecen prestaciones económicas y trabajo como contrapartida a la seguridad de un chiringuito; los atreguados, individuos que se comprometen a título personal con el pariente mayor a cambio de protección y cargos; encartados, acostados, arrastrados y segundones pobres, que suelen constituir la tropa a cambio de dietas y becas. Y por último está el pueblo, que no pinta ná y solo vota cuando le toca.

Ser más y mandar más. Lo mismo que en el año 1000, los que dicen querer acabar con el Régimen, lo único que buscan es hacerse con él.

———————————

NOTA

  1. Fray Juan de Vitoria escribió diversas crónicas sobre la nobleza vasca y sus guerras a muerte. Una biografía del individuo está disponible en http://aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus/eu/vitoria-juan-de/ar-140509/ 

Comentarios

Imagen de Octavio Alberola

No le falta ni le sobra una coma. Bravo, acrato.

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org