Normalidad y anormalidad en prisiones de bajísima seguridad

Estaba leyendo en las noticias, estas cosas que son imposibles de eludir, como la capitalidad de Jerusalén, el incendio de California, la situación de Cataluña, y lo buena película que es Thor Ragnarok. Y puestos a elegir, elijo –como no– Cataluña, para estudiar eso de cómo vivimos aquí. El tema elegido como excusa en esta ocasión, es el de cómo se lo han pasado en la cárcel los ex-consellers.

Estos ex-presos preventivos, han penado en un Módulo de Respeto, que son módulos de escasa conflictividad, donde los internos se tratan unos a otros con mucha educación. Las celdas son de tamaño aceptable, la oferta de actividades culturales, deportivas y recreativas existente, y los presos participan en la vida común y el mantenimiento de las instalaciones. Limpian la celda, la presentan en orden y celebran asambleas con otros presos, para ver cómo va la cosa. ¿Cómo han vivido esta situación los ex-consellers?

En un artículo que publica El Diario (1), expresan que no poder estar con sus familias durante algo más de un mes, no poder abrazar a sus hijos, no acompañarles al colegio, no ver a la madre, ha sido muy duro. Y el reencuentro, emocionante.

Una de las frases de la entrevista que más me ha llamado la atención, ha sido que menciona la reacción de los otros presos y de ellos mismos. "Nos preguntaban: '¿Y vosotros qué demonios hacéis aquí? ¿Nosotros sí sabemos por qué estamos aquí, pero y vosotros?", ha explicado Turull que les decían los demás presos en los primeros días. Tras dar sus explicaciones, los internos replicaban: "Es que sois normales". "Claro que somos normales", terciaban los exconsellers.

Esta información… merece detenerse en ella, porque indica un desconocimiento de lo que es el castigo en España. El régimen penitenciario español, jerarquiza la pena en función de la actitud. Está el módulo de respeto, el régimen cerrado, el aislamiento… Y a su vez hay formas de disminuir la condena mostrando una actitud correcta. La actitud que se exige del preso, aparte de una educación exquisita, es la del arrepentimiento

Si eres condenado, tienes que asumir que te mereces el castigo. No está escrito de este modo, pero es así. Como insistas en que eres inocente… Amigo, lo vas a tener fatal, porque el sicólogo, el terapeuta, el cura, el médico, el siquiatra, el asistente, el funcionario, y todos los colaboracionistas, van a clasificarte como incorregible. Por eso muchas veces se aconseja al preso por parte de sus defensas, que asuman lo que sea, aunque no hayan hecho nada. Y si hiciste algo, lo adecuado es que consideres justo el castigo. Eso te da puntos, te permite progresar en el régimen penitenciario, y con el tiempo, obtener informes favorables, disponer de una cárcel más libre. En definitiva, que el preso asume que está allí, porque se lo merece. Y si no lo asume, va a pagar la condena total a pulso, en módulos que no son de respeto.

En el caso de los ex-consellers, no sé exactamente que le habrán dicho al juez para que les suelte en libertad provisional, no sigo gran cosa sus devaneos, pero habrán agradado a los oídos de su señoría. Lo que me llama la atención en sentido antropológico –y si el artículo citado es veraz–, es que ellos se consideren personas normales frente al resto de presos. Será por eso es que los presos normales, les consideran a ellos anomalías penitenciarias (personas que no van a la cárcel –es una hipótesis–). También me resulta filosóficamente existencial, que los ex-consellers consideren a los presos normales, (se deduce) como a personas anormales, en cuanto que ellos se auto valoran como presos anormales que son personas normales. Son paradojas de esas, que me dejan partío por la mitá.

 

Reflexión y cierre. 

Solo para quienes gustan de leer más. En octubre de 2016, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y Tratos Degradantes, comprobó la situación de las cárceles y centros de detención españoles. Hicieron un informe donde hablan de la situación de los presos normales (inmigrantes, niños, enfermos mentales, presos conflictivos)… Os dejo el enlace (2), porque se trata de un informe puramente institucional, elaborado por las propias autoridades de la UE, nada sospechoso de radicalidad. 

Al hilo del informe, quería señalar lo poco complicado que es volverse majareta en una cárcel. Si los señores ex-consejeros se han visto emocionalmente sacudidos por ser apartados de sus rutinas y no poder abrazar a sus hijos, imagínense lo que puede ser una condena de diez años por robo, que tengas un mal día y no obedezcas una orden, que te aten y te tengan así una semana, y en lugar de dulcificarte te rebrinques… Y te pases años aislado. Imagina que eso le pasa a tu hijo, a tu padre o a tu hermana.

Y ya que están con la idea de reformar la Constitución, de forma totalmente oportunista y reformista, quisiera solicitar que revisen los artículos de Derecho a la Vida, la Libertad, el Honor, la Vivienda, el Medio Ambiente, el Trabajo, la Educación, la Salud, y los protejan de manera efectiva y por igual, incluyendo la redistribución de la riqueza, la igualdad sin clases ni jerarquías, y la cooperación internacional, dedicando un presupuesto suficiente a estos derechos sin que sean pagados de las magras rentas de los trabajadores. Esto es puro reformismo, no estoy hablando ni de la anarquía ni de nada de eso. Es solo, para que tomen nota los de ahí arriba, los normales esos, para que sepan que en la medida que debiliten el sistema de propiedad privada, transfieran riqueza a la sociedad, y promuevan la igualdad, dejarán de necesitar cárceles, presidios, contenciones, esposas y funcionarios. Y oye, que si los normales no hacen de algún modo lo de la igualdad efectiva, tendremos que llevarlo de alguna manera los anormales.

———————————

NOTAS

  1. 'La que se avecina', ping–pong y bocadillos de jamón: así relatan los exconsellers su vida en la cárcel
  2. Informe para el Gobierno Español sobre la visita del Comité Europeo de Prevención de la Tortura y Penas y Tratos Degradantes

Comentarios

Imagen de Octavio Alberola

Lo indignante con estos políticos "normales" es el cinismo de considerar una injusticia que Rajoy los haya metido en la cárcel, por vulnerar la Ley en nombre de la que él gobierna en España, cuando ellos han hecho y harían lo mismo, si siguieran gobernando en Cataluña, con los que ellos consideran que vulneraran las leyes catalanas: los indocumentados, los okupas, los antidesahucios, los huelguistas radicales, etc.   

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org