Aclaración sobre la coordinación de los CDRs de Catalunya. Por Plataforma Azadî

Hace unos días publicamos la propuesta de organización para los Comités de Defensa de la República de Cataluña que, inspirada en el confederalismo democrático kurdo, planteó la Plataforma Azadî. Traducimos ahora un nuevo escrito de la plataforma, en que confirman que el anterior se aprobó cara a la coordinación de los CDRs y en el que observan algunos "puntos donde no se está siguiendo nuestra propuesta".

@CDRCatOficial: Twitter de la coordinadora nacional de CDRs. Mapa con los CDRs actualmente existentes.

19/11/17. Plataforma Azadî

Dirigido a todas las personas que mueven y se vinculan a los CDRs.

El 8N ha sido un punto de inflexión, en el que hemos demostrado que como pueblo nos podemos autoorganizar desde abajo y parar el país entero sin necesidad de instituciones centralizadas. Los CDRs se han consolidado como un actor principal del proceso de autodeterminación catalán. Y se trata de un actor muy especial, cualitativamente diferente a los demás, pues en esencia su poder proviene de abajo, de los comités arraigados en los barrios y pueblos, de la unión en la diversidad del pueblo.

Esto abre puertas a seguir soñando en un nuevo país donde la fuerza descentralizada de los pueblos y barrios sea tanto o más importante que la fuerza centralizada del Estado-Nación, e ir haciendo estos sueños realidad a pesar de los enormes obstáculos del Estado.

Celebramos que uno de los aspectos que ha permitido esto haya sido inspirarse parcialmente en el Confederalismo Democrático de Kurdistán sirio de cara a la coordinación de los CDRs a nivel catalán, intentando combinar agilidad y horizontalidad en la toma de decisiones, a partir de la propuesta enfocada al debate organizativo que planteamos desde Azadi Plataforma. Sentimos que, ya sólo con este simple hecho, nuestro esfuerzo para tejer vínculos entre los movimientos sociales de aquí y el Confederalismo Democrático kurdo se ve ampliamente recompensado.

Según nuestro punto de vista, si bien se ha progresado mucho en cuanto a agilidad, como se ha visto en el 8N por ejemplo, el punto flojo es de momento la horizontalidad, tanto a nivel local (barrio/pueblo), como territorial (ATs - Agrupaciones Territoriales), y "nacional". Intentaremos hacer una crítica constructiva al respecto. Sin embargo, no queremos que ninguna persona participante los CDRs se sienta mal por lo que vamos a decir. Sabemos por propia experiencia que detrás de los CDRs hay montañas de trabajo con muy buenas intenciones y sueños que compartimos; y sabemos que todo camino hacia la democracia y la libertad implica una transformación cultural, personal y de mentalidad muy profunda y llena de contradicciones, pues llevamos bien adentro los valores anti-democráticos de la sociedad en la que hemos crecido.

Dicho esto, intentando aportar nuestro granito de arena a esta transformación, queremos señalar aquellos puntos donde no se está siguiendo nuestra propuesta, trasladada por el CDRL de Vilamajor en la plenaria de CDRs de Igualada y aprobada en la siguiente plenaria (en Argentona) hace tres semanas, así como proponer medidas para consolidar esta decisión. Las principales observaciones son:

- En primer lugar, proponíamos que cada asamblea designara dos personas el máximo de diversas como co-delegadas. Sin embargo, tenemos constancia de que esta elección en muchos CDRs no se ha hecho, sino que algunas personas se han autoproclamado como co-delegadas de su CDR. Tampoco se aplica en muchos casos el principio de diversidad, y en algunos casos encontramos por ejemplo dos personas pertenecientes al mismo partido, cuando a su CDR hay gente mucho más diversa. Además, también tenemos constancia de que algunas de ellas actúan como representantes, es decir que toman decisiones según su criterio e interés personal (o de partido) sin buscar "recoger el sentir general, complejo y diverso" de su CDR, tal como figuraba en la propuesta. En estos CDRs habría que efectuar un proceso de escoger entre todos los participantes las dos personas que hacen de co-delegadas. También hay que recordar que cualquier decisión o co-delegado es revocable si una amplia mayoría del CDR vota a favor. Cuando se habla de elegir dos co-delegados no quiere decir que sea un máximo de dos personas; si un CDR o una Territorial considera necesario elegir más de dos para reflejar su propia diversidad debería poder hacerlo.


Reunión para conformar un CDR en la zona del Eixample de Tarragona | Diari de Tarragona

- En segundo lugar, la propuesta implicaba que cada asamblea definiera una temporalidad en la que se renovaran los co-delegados (si no eran revocados previamente), para favorecer una rotación de esta figura. Aquí también tenemos constancia de que muchos CDRs y Territoriales no están definiendo esta rotatividad, y las personas que quedan como delegadas perpetuas acaban concentrando mucho poder. Sabemos que muchas veces es poca la gente dispuesta a hacer de co-delegado (porque implica más trabajo), pero la rotatividad de responsabilidades es muy importante para que las diferentes personas de cada CDR aprendan a impulsarlo y lo sientan suyo. Para superar esta dificultad, se puede comenzar con periodos de rotación bajos (de 2 o 4 reuniones por co-delegado) para que serlo no implique un compromiso muy elevado, así como tener flexibilidad para que cuando un co-delegado no pueda ir a una reunión, alguien de su CDR o Territorial pueda suplirle. Para mantener el conocimiento creado en base a la experiencia, pero para garantizar también una rotatividad democrática, otra opción opción sería que hubiera una tercera co-delegada que tuviera un ritmo más elevado de rotación. Por ejemplo, dos co-delegadas podrían rotar cada 3 meses y la otra cada tres semanas.

- En tercer lugar, respecto a la división en Agrupaciones Territoriales, sabemos que hay un fuerte desequilibrio entre territoriales muy grandes y otras diminutas, comparando el volumen de personas que reúnen. No tenemos ninguna propuesta específica, pero sí que le vemos mucho sentido intentar que las Territoriales más pequeñas crezcan, ya sea porque se juntan entre ellas o porque algunos CDRs de Territoriales grandes contiguas se trasladan.

- Por último, creemos que los CDRs deberían ser espacios de base, abiertos a todo el vecindario, donde toda persona pueda implicarse y expresar su voz de cara a la construcción y defensa del Nuevo País. No entendemos entonces como es que hay CDRs no abiertos a todos los vecinos y vecinas, o que tienen coordinadoras cerradas donde sólo pueden estar determinadas personas, de determinadas entidades. Creemos que un principio básico y común de todos los CDRs para que sean mínimamente democráticos debería ser que cualquier vecino del pueblo/barrio en cuestión que quiera implicarse, pueda sentirse incluido, y llegar a ser su co-delegado (si es elegido, obviamente). Esto creemos que se debería dejar explícito a nivel "nacional", y que los pocos CDRs que aún no funcionan así deberían hacer el trabajo de abrirse al vecindario. Por otra parte, si se definen coordinadoras o grupos técnicos para agilizar cierta trabajo, las personas participantes en estas deberían ser escogidas por el conjunto del CDR (o los co-delegados de la territorial donde se articulan), y nunca autoproclamadas.

Pensamos que la horizontalidad no es sólo una cuestión de ideales, también es pragmática: un funcionamiento vertical o cerrado de los CDRs hace que mucha gente no se acerque o se canse, y se desmovilice o prefiera esperar que las instituciones guíen el proceso en vez de responsabilizarse impulsando la autoorganización vecinal. En los CDRs participa mucha gente que por primera vez se organiza de esta manera, a la vez que muchos activistas experimentados siguen acostumbrados a la forma vertical de organizarse. Es importante pues que lo entendamos también como un proceso de aprendizaje a tomar decisiones entre los vecinos y vecinas, aunque a veces cueste o alguna decisión pueda no ser muy acertada.

Estos son sólo algunos puntos, pero nos parece importante mencionar que el Confederalismo Democrático no es un modelo político cerrado que se pueda adoptar de forma ciega. La base del Confederalismo Democrático no son las cuotas, los números de delegados o los núcleos que comprenden cada Territorial; todo ello son cuestiones técnicas y adaptables. El núcleo y base del Confederalismo Democrático es un cambio en la mentalidad, es la toma de conciencia de que la sociedad se organiza por sí misma, al margen de las instituciones estatales, y que es el pueblo el que autogobierna. Además de inspirarnos en el Confederalismo Democrático en la parte específica de coordinación y confederación de comités locales, queremos señalar que conocer más profundamente las ideas e historias de las que parte nos puede abrir grandes vías de aprendizaje y fortalecimiento.

Antes de terminar, no podemos evitar preguntarnos: ¿qué pasa si a un pueblo o barrio no llega la información de que los co-delegados son revocables porque estos mismos co-delegados no la trasladan a su CDR? Lamentamos hacer esta pregunta desconfiada, pero sería ingenuo pensar que esta situación no se puede dar. Es por ello que, además de dirigirse a la coordinadora de CDRs, nos dirigimos a cada una de las personas que participan y pedimos difusión de estas aclaraciones a todos los niveles.

Azadî - Plataforma de solidaridad con el pueblo kurdo

Enlaces relacionados / Fuente: 
https://azadiplataforma.wordpress.com/2017/11/19/aclariment-sobre-la-coordinacio-dels-cdrs/

Comentarios

Imagen de Octavio Alberola

Ya se os avisó que una vez terminadas las movilizaciones contra la represion y comenzara el proccso de institucionalización de los CDRs en una estructura orgánica, comenzaría también el proceso de recuperación partidista de los mismos para servirse de ellos como correas de transmisión de sus consignas y de sus intereses.

Lo lamentable no es que ahora, los que defendíais su funcionamiento horizontal, estéis obligados a reconocer que la horizontalidad no funciona en muchos de ellos sino que ni siquiera se intenta ni se desea. Lo peor es que los que soñabais en conseguir con ellos "un nuevo país donde la fuerza descentralizada de los pueblos y barrios sea tanto o más importante que la fuerza centralizada del Estado-Nación", además de veros obligados a reconocer que ni siquiera se ha logrado garantizar el funcionamiento horizontal en ellos, sigáis creyendo ese sueño realizable pese a que todas las experiencias históricas han demostrado la horizontalidad incompatible con la construcción del Poder en los Estados-Nación. 

Si consideráis importante preservar el capital de aprendizaje en la toma de decisiones entre los vecinos y vecinas de manera horizontal, que "por  primera vez se organizan de esta manera", además de denunciar el funcionamiento vertical de los "activistas experimentados", también deberíais denunciar la recuperación partidista de los CDRs y el objetivo perseguido con tal recuperación: la construcción de un Estado-Nación. Pues, aunque sea bajo la forma de República, el Estado-Nación siempre es la expresión del Poder y la negación de la horizontalidad: el derecho a decidir de todos, en todo momento y de todo. 

 

 

  

 aunque a veces cueste o alguna decisión pueda no ser muy acertada.

 

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org