Propuesta de organización para los Comités de Defensa de la República inspirada en el confederalismo democrático

Mucho se ha hablado en los últimos años de la lucha del pueblo kurdo y el modelo de sociedad que están construyendo en Rojava. No hace mucho tuvieron en lugar en Bilbao las segundas Jornadas Internacionales de Ecología Social, donde, entre otras cosas, se abordaron otras experiencias prácticas que tienen cierta similitud: Luchas por la defensa del territorio en el bosque de Hambach y Euskal Herria, el neo-zapatismo chiapaneco,... El confederalismo democrático kurdo no es sólo una bella y lejana idea, sino una fuente de inspiración. En esa línea la plataforma catalana Azadî de solidaridad con el pueblo kurdo ha realizado una interesante propuesta de organización para los Comités de Defensa de la República [CDRs].

Recordamos que los Comités de Defensa de la República son grupos surgidos en Cataluña en 2017 con el objetivo inicial de facilitar la realización del referéndum de independencia del 1 de octubre. Tras el referéndum, adoptaron el nuevo objetivo de luchar por el cumplimiento de su resultado y la proclamación de la república catalana. Se basan en asambleas abiertas y realizaron su primera reunión de coordinación el 15 de octubre en Sabadell, a la que asistieron delegaciones de más de 100 CDRs. La cuarta reunión de coordinación tuvo lugar el 4 de noviembre en Manlleu donde representantes de 172 comités de los más de 250 existentes a día de hoy [ver mapa] decidieron cambiar su denominación por de Defensa de la República [hasta entonces habían sido de Defensa del Referéndum] y dieron por concluído el proceso de creación de la coordinadora nacional [@CDRCatOficial en Twitter]. A los 4 días tuvo lugar la huelga del 8N en la que participaron activamente.

Sin entrar a valorar aquí el procés, o la participación de las libertarias en él, reproducimos a continuación la propuesta, que no deja de ser las típicas asambleas de delegadas revocables en las que se basan los comités y los consejos obreros, pero incorporando algunas de las herramientas que han utilizado en Kurdistán para una mejor integración de las distintas sensibilidades.

¿Como combinar agilidad y horizontalidad en la toma de decisiones?

Esta es una pregunta que ahora mismo se deben de estar haciendo muchos CDRs (Comités de Defensa del Referéndum) en todo Cataluña, dado que se está debatiendo el modelo de estructura coordinadora entre estas entidades arraigadas a los barrios y pueblos.

Puede resultar complicado encontrar un equilibrio entre agilidad y horizontalidad para superar los peligros de acumulación de poder que tendría una estructura donde el vínculo entre el ámbito municipal y el ámbito supra-municipal se hiciera mediante representantes escogidos por cada CDR, y de inoperatividad, si el vínculo se hiciera a través de portavoces que no pueden tomar nunca ningún tipo de decisión sin antes volverlo a bajar a su CDR. El debate que hay detrás es profundo y puede estancarse o provocar divisiones o exclusiones dentro de los CDRs.

El modelo de Rojava, en el Kurdistán Sirio

Actualmente en Rojava y desde hace 5 años, más de 3 millones de personas se organizan a través de un sistema que encuentra una solución (imperfecta, evidentemente, pero fértil) a este debate: el Confederalismo Democrático1. Este modelo es complejo y afecta a todos los ámbitos de la sociedad, pero parte de la idea principal que la sociedad se tiene que organizar de «abajo» hacia «arriba», es decir partiendo del ámbito local:

Cada barrio/pueblo se reúne periódicamente en un comité vecinal abierto a todos los vecinos y vecinas.

  • A través de este comité se designan 2 co-delegados, que tienen que ser dos personas que se ofrezcan y el máximo de diferentes posible (diferente género, diferente etnia, diferente edad…), pues precisamente su trabajo es recoger el sentir general, complejo y diverso, del barrio o pueblo.
  • Estos co-delegados acuden periódicamente a las reuniones de ámbito territorial más amplio (ciudades, sub-comarcas…), en las cuales trasladan las decisiones y propuestas de su barrio/pueblo que afectan el ámbito territorial más amplio, y también pueden tomar decisiones sobre temas de urgencia que surjan… PERO: estas decisiones posteriormente son revocables en todo momento por parte de los vecinos y vecinas de su barrio/pueblo, que además pueden acordar también en cualquier momento sustituir las personas co-delegadas si consideran que estas no hacen bien su trabajo.
  • Si no han sido revocados antes, pasado un cierto tiempo (6 meses, un año, dos años…) y acordado por el comité, se escogerán nuevos co-delegados, para establecer una rotatividad que fomente la implicación de más personas y evite ciertas dinámicas de concentración de poder en algunos co-delegados.
  • Para ir al ámbito territorial todavía más amplio (ciudades grandes, regiones…), a la vez se designan análogamente dos co-delegados.
  • Para acabar, es muy importante el principio de subsidiariedad, que dice que toda decisión se tiene que tomar al nivel más local posible, de forma que la inmensa mayoría de las decisiones se toma al nivel más local, y sólo unas pocas van a los niveles confederales más elevados.

El contexto catalán

Pensamos que, más allá de si podríamos copiar el modelo del Confederalismo Democrático (u otro) en nuestro contexto actual (que es diferente y particular), aplicar ciertos aspectos como el modelo basado en co-delegados, que permite una mucho mayor integración de la diversidad, puede dar mucha fuerza organizativa a los CDRs.

Lluís Maria Xirinacs2 ya propuso un modelo de organización social comunal para los Países Catalanes, basado en agrupaciones de asambleas confederadas siguiendo los principios que se presentan en este documento, en el marco de una Confederación Ibérica y mundial de pueblos libres.

Por otra parte, la iniciativa Proceso Constituyente3 también plasmó propuestas parecidas a las que hizo Xirinacs, a través de su sectorial de “Democracia participativa”.

Propuesta de sistema de co-delegadas

A continuación se presenta una propuesta de funcionamiento confederal con co-delegadas, inspirado en los ejemplos antes mencionados:

Elección

Cada asamblea designa dos personas como co-delegadas, que tendrán que representar la máxima diversidad, es decir, tendrán que pertenecer a un género, etnia y/o rango de edad diferente, pues precisamente su trabajo es recoger el sentir general, complejo y diverso, de cada barrio o pueblo.

Las co-delegadas pueden ser escogidas entre personas voluntarias para asumir la función o por sorteo. Idealmente, una persona voluntaria y otra por sorteo para no perder la representatividad estadística y al mismo tiempo, no correr el riesgo de carencia de gente conocedora del tema y/o motivada.

Atribuciones

Los co-delegados tendrán otorgado un cierto grado de autonomía para poder deliberar y votar decisiones. En ningún caso habrá privilegios ni existirán cargos sino únicamente responsabilidades. Cada asamblea tiene atribuciones para tomar decisiones políticas en función del principio de subsidiariedad.

Renovación y rotación

Los co-delegados escogidos serán renovados según la temporalidad estipulada (6 meses, 1 año, etc.), para establecer una rotativitad que fomente la implicación de más personas y evite ciertas dinámicas de concentración de poder en algunos co-delegados.

La renovación se puede dar de manera escalonada, es decir, al final del mandato se renueva uno de los co-delegados y a medio mandato de este se renueva el otro, garantizando así una óptima transmisión de las funciones atribuidas por la asamblea.

Revocación

Cada asamblea puede revocar, por votación favorable de una amplía mayoría (que se tiene que definir), cualquiera de los niveles asamblearios de la agrupación superior (tanto sus portavoces como las decisiones que tomen). Este mecanismo sirve para tomar acciones urgentes y ser ágiles en la toma de decisiones.

El principio de subsidiariedad

La subsidiariedad es un principio organizativo muy poderoso, puesto que permite determinar en qué nivel de agrupación se tiene que tomar cada decisión en los colectivos humanos, de forma que se llegue a un equilibrio óptimo entre libertad individual y respeto por los demás. Es decir, cada nivel de agrupación asambleario decide sobre temas que afectan exclusivamente a su gente; en caso contrario el tema se resuelve en el nivel de agrupación superior que alcance todo el territorio afectado por el tema en cuestión.

Agrupaciones territoriales confederadas4

Las asambleas de los comités pueden agruparse por criterio de pertenencia a una misma región, comarca y/o por proximidad territorial, hasta un máximo de 25 asambleas por agrupación y un mínimo de 5. Teniendo en cuenta número de comités actual (superior a 100) y la distribución territorial de los mismos (ver mapa), una distribución orientativa de las agrupaciones podría ser esta:

  • Norte-montaña (unos 12 comités)
  • Girona (unos 8 comités)
  • Occidental-centro (unos 20 comités)
  • Barcelona (unos 20 comités)
  • Llobregat (unos 12 comités)
  • Maresme (unos 10 comités)
  • Vallés Oriental (12-15 comités)
  • Sur (unos 12 comités)

Partiendo de este escenario, pueden haber diferentes maneras de articular un siguiente nivel de agrupación. Por ejemplo: cada una de las 8 agrupaciones de segundo nivel escogería 2 co-delegados (16 en total), que se encontrarían en una agrupación de tercer nivel, dando alcance a todo el territorio catalán. Cada agrupación podría traer un 3er co-delegado que de manera rotatoria podría hacer la función de observador y apoyar a los otros dos co-delegados (haciendo un total de 24 miembros). En todo caso, se podrían aplicar diferentes fórmulas para dotar de la máxima solidez a la coordinación.

Esperamos que esta propuesta pueda tener buena acogida a los CDRs y nos ayude a encontrar el equilibrio entre agilidad y horizontalidad.

Azadî – Plataforma en solidaridad con el pueblo kurdo

Aclaraciones después del encuentro catalán de CDRs en Igualada el 21 de octubre:

Esta es una propuesta que busca generar un marco organizado de partida, desde donde ir definiendo la coordinación de los CDRs. Por lo tanto, es abierta a modificaciones de todo tipo en un futuro, y perfectamente compatible con:

  • Que las funciones del 3r nivel confederal (nivel “catalán” o “nacional”) se limiten provisionalmente (por ejemplo que la coordinación a nivel catalán de momento sólo sea comunicativa, técnica y de cara a movilizaciones)
  • Que los CDRs se centren en el trabajo local (de hecho es lo que dice el principio de subsidiariedad)
  • Que se constituyan (o no) comisiones o grupos de trabajo sectoriales a nivel catalán.

Por otro lado, la propuesta que hacemos de Agrupaciones Territoriales es completamente orientativa y a modo de ejemplo. Evidentemente, lo que tiene sentido es que sean los CDRs de cada localidad los que decidan con quienes se quieren agrupar. De todos modos, posteriormente las Agrupaciones que salgan tendrían que recoger más o menos el mismo número de CDRs (o del mismo orden de magnitud). Si esto no se cumpliera y, por ejemplo, la Agrupación de Barcelona Ciutat reuniera 25 comités mientras que la Agrupación de una comarca determinada reuniera sólo 2 o 3, tendríamos que encontrar mecanismos para equilibrarlo. Por eso decimos que haría falta que no hubieran Agrupaciones Territoriales de menos de 5 CDRs.

Enlaces relacionados / Fuente: 
https://azadiplataforma.wordpress.com/2017/10/18/proposta-de-coordinacio-de-la-xarxa-de-comites-de-defensa-del-referendum-cdr/

Comentarios

Imagen de Acratosaurio rex

Lo de los dos delegados, completamente diferentes y uno de ellos por sorteo, tiene su riesgo. Se elige por ejemplo Montse del Empordà. Bien. Y sale con el sorteo Er Niño der Fary... Diferentes son. Pero no sé si llegarían vivos a la Navidá. No iba a ser como el anuncio de la Lotería. No.

Están en la misma organización. Alguien españolista dudo que esté en un CDR.

Y bueno, para evitar que los cargos los acapare gente del mismo perfil, pues no está mal. Claro, yo creo que lo suyo hubiera sido decir que las dos personas elegidas no estuvieran en la órbita del mismo partido. Me parece más interesante que la edad y el género, porque ya sabemos que la mayoría de partidos utilizan a sus miembros o simpatizantes metidos en organizaciones "populares" para intentar que se adapten a su agenda.

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org