[Fancia] Barricadas y autogestión en una comarca del sur de la Bretaña sublevada contra Hollande

Hace cuarenta años que la clase política y el empresariado planean la construcción de un aeropuerto enorme al lado de Nantes, en Notre-Dame-des-Landes (Bretaña sur). Como en los casos de Itoiz en el País Vasco o de la MAT en Cataluña, un proyecto concebido en oficinas alejadas del lugar afectado pretende trastornar todo un mundo, su población, su manera de vivir y sus vínculos y desfigurar el territorio. A finales de los años setenta, la plataforma de asociaciones, colectivos y vecinos que se había organizado contra el aeropuerto logró parar el proyecto a través de campañas largas y masivas.

Sin embargo, estos últimos años, el proyecto ha vuelto a salir del cajón y amenaza con destruir 2.000 hectáreas de tierras agrícolas, bosques y viviendas. Este proyecto es el sueño megalómano del socialista Jean-Marc Ayrault, que fue alcalde de Nantes hasta que adquirió el cargo de primer ministro de François Hollande en 2012. En plena crisis económica, energética y ecológica, la utilidad del proyecto ha sido puesta en cuestión, sobre todo teniendo en cuenta que el aeropuerto actual no funciona a plena capacidad y que la región ya cuenta con catorce aeropuertos.

En 2009, el Campo Action Climat, una acampada autogestionada de resistencia ecologista radical, reunió cientos de personas que, durante una semana, se dedicaron a idear alternativas y acciones directas contra el aeropuerto y el modelo de sociedad que implica. Al final del encuentro, conscientes de los límites de este tipo de eventos puntuales, los colectivos locales hicieron un llamamiento a ir a vivir al lugar para oponerse directamente a las obras. Decenas de personas se instalaron y, coordinadas con la población de la zona, comenzaron a ocupar las casas previamente expropiadas y vaciadas por el Estado y a construir cabañas en los árboles o en el suelo. Así pues, en lugar de vaciarse, la ZAD (Zona a defender para la oposición, Zone de aménagement DIFFE para las promotoras) recobró vida. A pesar de las diferencias, las diversas integrantes de la resistencia aprenden a conocerse, a entenderse y, sobre todo, a luchar juntas. 

A raíz de la llamada de habitantes y gracias a la red europea de campesinado en lucha Reclaim the fields, en 2011, 800 personas ocuparon campos para cultivarlos. Desde entonces, un colectivo de campesinas jóvenes sin tierra produce verduras biológicas por el vecindario de la zona y las distribuye a un precio libre para intentar salir de la lógica del mercado. Una panadería autoconstruidas en medio de unas zarzas, una biblioteca dentro de un autobús o el centro logístico la Vache Riet ubicado en la granja de un vecino también sirven de estructuras autónomas comunes y como espacios de encuentro entre los diferentes mundos que conviven dentro territorio amenazado. La semilla plantada ya arraiga y, poco a poco, la ZAD deja de entenderse sólo como una protesta para convertirse, también, en un espacio inmenso de construcción de alternativas concretas y de experimentación social autónoma. 

Vinci, la primera empresa mundial en grandes infraestructuras y encargada del proyecto de aeropuerto, mantiene un conflicto judicial con la población de la zona, tanto con las ocupantes ilegales como con el vecindario que se resiste a las expropiaciones. El verano de 2012, la plataforma unitaria organizó un Foro social europeo de los grandes proyectos inútiles. Grupos de activistas contra el TAV, Eurovegas y otros proyectos polémicos se reunieron para hacer debates, charlas y acciones contra los ataques al territorio y para aprender de las diferentes experiencias. 

Operación policial quiebra

El 16 de octubre, los más de mil efectivos antidisturbios movilizados comenzaron el desalojo de casas. Aunque lograron vaciar algunas rápidamente, toparon con una resistencia inesperada. Para hacer frente a la fuerza policial, se pusieron en marcha una creatividad, una combatividad y una diversidad táctica impresionantes. Si la policía destruía las cabañas del bosque una mañana, al día siguiente reaparecían, si deshacía las barricadas que se alzaban para bloquear carreteras pequeñas, enseguida se volvían a levantar en otro lugar. Así pues, después de tres semanas de militarización, la ZAD continuaba fuera de control y más viva que nunca. Las autoridades y la prensa local intentan crear división entre el vecindario autóctono y la juventud activista, pero los vínculos que se han tejido durante la lucha son más fuertes. Unos vínculos que se materializan cuando se hace frente a la policía y también con las pilas de ropa, comida y medicinas que cientos de vecinas solidarias llevan a la Vache Riet . 

Mientras tanto, se producen acciones de solidaridad y contra Vinci o el Partido Socialista francés en todo el país y más allá. En esta tierra rica en luchas ecologistas, obreras y campesinas, las diferentes batallas ganadas contra la instalación de centrales nucleares (Plogoff los años 70, Le Pelerin los 80 y Le Carnet los 90) son una referencia para el movimiento actual. El primer ministro, principal promotor de la infraestructura, está muy debilitado. Hay un malestar muy grande dentro del gobierno; Las Verts -sus aliados- e incluso las bases socialistas locales se han posicionado contra el proyecto. La situación se compara cada vez más con la mítica lucha de Larzac los años 70 y 80, en que el presidente Mitterrand tuvo que ceder ante la presión popular. En Notre-Dame-Des-Landes, las ocupantes, con el apoyo de Greenpeace, la Confédération Paysanne y una lista muy larga de organizaciones diversas, convocaron una manifestación el 17 de noviembre, que reunió cerca de 40.000 personas. Más allá de ser una demostración de fuerza por el número de gente congregada, la convocatoria se convirtió en una acción de reocupación masiva. Miles de personas participaron activamente en la autoconstrucción de estructuras colectivas (una cocina, un espacio de asambleas, un espacio de medios libres) en los campos y los bosques de un vecino que se encontraba en proceso de expropiación. Allí, también se encontraron los diferentes colectivos locales diseminados por Francia para intentar coordinar la lucha contra ese aeropuerto y contra todos los proyectos "inútiles y peligrosos". 

Pocos días después, el gobierno retomó la ofensiva y envió Centenera de policías para destruir las casas ocupadas. La gente que vive en la ZAD, el vecindario afectado y una mezcla heterogénea de ecologistas, autónomas, independentistas bretones, campesinas, libertarias y ciudadanas críticas resistieron tras las barricadas, a veces con piedras, otros con proyectiles incendiarios y cohetes caseros, una oposición que la prensa calificó de "guerrilla campestre". Al mismo tiempo, un colectivo de alcaldes solidarias se encadenó a la delegación del gobierno de Nantes y decenas de tractores cortaron las carreteras principales de la región. Al día siguiente, el conflicto continuó en la ZAD, pero también en la ciudad, donde miles de personas se concentraron ante el ayuntamiento y, una vez más, se enfrentaron a la policía. 

Un grave problema político por François Hollande

La lucha cada vez tiene más impacto en el Estado francés por su resonancia mediática y por el desgaste que supone dentro de las propias instituciones. De hecho, la alianza entre el Partido Socialista francés y Las Verts se ve seriamente amenazada, sobre todo después de algunas declaraciones polémicas y de la acción de "liberación de una casa" llevada a cabo por eurodiputadas verdes con una pata de cabra ante los medios. Se han hecho cientos de acciones solidarias: empleos de ayuntamientos socialistas, operaciones de peaje gratuito (los peajes están controlados por Vinci, la empresa responsable del proyecto), pintadas (por ejemplo, el centro cultural francés de Barcelona), interrupciones de programas de radios francesas, concentraciones... Más allá del territorio francés, el mensaje de apoyo enviado por diversas organizaciones, colectivos y personas en lucha de México expresa el carácter internacional de la defensa del territorio y anima a luchar contra este aeropuerto, tal como hizo la comunidad zapatista de Atenco (México DF) hace unos años. 

Por su parte, el ministro del Interior Valls compara la ZAD a un "quiste dentro del estado de derecho que hay que destruir" y califica la oposición al proyecto de "minoría violenta venida de fuera". La operación de criminalización continúa, con varias personas heridas, detenidas y una encarcelada. Pero el gobierno y, especialmente, su primer ministro JM Ayrault, el promotor principal del proyecto, están muy debilitados y, después de haber proclamado que el aeropuerto se hará a toda costa, empiezan a buscar vías de escape. Así pues, la destrucción de los bosques ha pospuesto seis meses para una comisión de diálogo tenga tiempo de estudiar los numerosos recursos legales abiertos. Pero, a pesar de las maniobras para intentar desmovilizar a la gente, la vida continúa en la ZAD, una tierra donde se organizan afirmando: "La resistencia es fértil".

Extraido de: d

 

Comentarios

Tant el TAV, com la MAT son proyectos que afectan a tota Europa.

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org