Acratosaurio Rex

El Matías, de la Peña Cultural El Embarcadero (1), tras pagar la contribución de este año, se ha quedado bastante cabreado y plantea que cuál sería el menos malo de los Estados posibles, para procurar su inmediata instauración.

Evidentemente, Matías, el mejor de los Estados posibles, es el de la partida tras la siesta. El menos malo de los Estados posibles, es el que tiene un tamaño muy pequeñito.

El Choni me dice que mi crítica al Estado (1) volvió histérico al comisario político que le imparte clases particulares de recuperación de sociales. El guardián de la subjetividad no supo qué responder a la obligatoriedad del impuesto y se limitó a farfullar algo acerca de los estúpidos lagartos que carecen de alternativa realista a este mundo. El Acratosaurio se planta y muestra sus cartas.

El Choni me relata que comentó en clase de recuperación de sociales lo que le dije del Estado (1), y el comisario político lo indoctrinó así: el Estado —le contó—, no sólo garantiza las leyes mediante el terror. En la actualidad impone tres servicios: sanidad, educación y pensiones, que hacen indeseable su disolución. El Estado garantiza el bien común, la ciudadanía social y los derechos del pueblo.

Recibo una misiva llena de exclamaciones y letras mayúsculas. La envía un viejo anarquista, un hombre pancarta, un tipo fiel a la Idea hasta la muerte, de los que el día de la revolución se pondrán ante la metralla sintiéndose invulnerables. Mientras el Gran Día llega, gritan consignas. Las consignas son breves, restallantes y no invitan a la reflexión meditativa. Pero lo peor de todo es que están llenas de sentido común, de evidencia empírica, de propaganda.

Me escribe Nuria, una conocida de treinta años que cumple su pena de cinco en un penal del Estado. Pequeños hurtos, fraudes y estafas la han llevado a esta situación, ya que es una mala delincuente. Es decir, la pescan siempre. Tiene un hijo de quince años que sigue sus pasos.

Visito en su domicilio a Manolo, canoso, prejubilado de correos. Lo conozco desde hace más de treinta años. Me dice que se ha jubilado porque no ha sido nunca adicto al trabajo, y que prefiere recluirse en su casa, y dedicarse a la meditación, a explorar la vida interior y a la literatura. Se ha buscado un entrenador oriental y ahora hace el yogui retorciéndose como en el circo. Se apunta a talleres de ángeles, de hadas, de cosas raras.

La confusión impera en la cabeza de Choni, un chaval de 1º de ESO que pide que le explique en pocas palabras qué es el Estado y cómo podemos librarnos de él.

Choni, un Estado es una organización, y una organización la forman un grupo de personas que actúan para conseguir fines comunes. Una Iglesia, una Mafia, una Familia y una Pandilla, son organizaciones.

Me llega la siguiente noticia: un joven trabajador de una línea aérea de bajo coste, organizó a sus compañeros para dignificar sus condiciones de trabajo. La empresa movió sus hilos, coaccionó, prometió…, logró que los colegas traicionaran a su compañero. Lo dejaron solo y la empresa lo despidió a continuación. Tras muchas protestas sindicales, un juez ha dictado que el despido es radicalmente nulo, y ha obligado a readmitir al trabajador.

Ayer enterramos a Pedro, un albañil del barrio. Estaba a tres metros de altura. El compañero le llamó. Al volverse perdió el equilibrio, hizo el gato y se mató. Deja una viuda que se ha quejado una y otra vez de que la muerte de su marido “ha sido muy tonta”. Y tanto señora, como tantas.

El entierro fue sobrio. Ahora en el cementerio no te ponen los ladrillos, sino que te plantan una plancha del tamaño del nicho, y a volar. Eché de menos a la reina llorando, al presidente Zapatero, las banderas a media asta… ¿Por qué no?

Aquí está Xaira, trabajadora en una cooperativa da Costa da Morte que cose para Zara. Dice que llaman cooperativa a una subcontrata estrujadora. Zara hace los diseños, corta las piezas y las distribuye con la furgo. Le dice a la jefa (de la cooperativa) que a los tantos días recoge las prendas hechas, y ellas se ponen a coser como locas a tantos céntimos la pieza, sacando según trabajen unos cuatrocientos, seiscientos euros, depende de si echas ocho o doce horas al día.

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org